domingo, 9 de septiembre de 2012

09/09/2012. NIKKEI BAR

De un tiempo a esta parte la zona de la Alameda de Hércules se está convirtiendo en un lugar de referencia para los perseguidores de buenas y novedosas ofertas culinarias; para los buscadores de bares (o gastrobares, que queda como más moderno) que sorprendan  por la frescura de los productos que ofrecen, por las presentación de los mismos y por la conjunción de sabores.
Si entramos por Torneo, vía calle Calatrava, nos encontramos con El Antojo, Sidonia y  Nikkei del que hoy hablaremos. Si por el contrario entramos desde el centro tenemos un amplio elenco donde elegir: La Azotea, La Dalia, Eslava, etc.; y ya en plena Alameda ni te cuento el sinfín de ellos que ofrecen todo tipo de oportunidades y terrazas de la más diversa índole, desde el más clásico al más feroz alternativo pasando por toda una paleta de posibilidades.
Hace un par de meses que tengo referencias de este bar; este verano Jesús, un compañero de la facultad de mi mujer, me lo recomendó haciendo un comentario en el blog y hace un par de días, cuando nos hemos vuelto a rencontrar después de un cálido verano,  mi compañera de instituto Rosario me ha sugerido que lo visite.
Imposible resistirse al consejo de dos buenos gourmets.

El bar pertenece al joven grupo Equipo MpuntoR, junto al Bar Antojo y a la abacería La niña Bonita, los tres sitos en la calle Calatrava, los tres con un estilo propio y una puesta en escena y una decoración muy desenfadada.


Nis dos mujeres en el patio interior del bar, observese los distintos modelos de sillas.

En principio parece que Nikkei bar es una apuesta novedosa , muy novedosa para estos lares. Cocina fusión japonesa-peruana con todo lo que esto pueda significar. 
El local amplio con dos espacios muy diferenciados; en la entrada una barra larga, larga y un espacio estrecho y al fondo un saloncito con tres mesas y un patio cubierto con cuatro o cinco mesas mas. Como curiosidad decir que no hay dos sillas iguales, casi todas manufacturadas con lo que muy bien podrían ser restos de una chatarreria.

Nos atiende un chaval brasileño agradabilisimo que nos explica con pelos y señales todos y cada uno de los platos que vienen en la carta.
Empezamos con cervezas (1,30 €) para nosotros y para mi hija un refresco de cola (2 €) y para la primera toma de contacto elegimos un surtido de nigiris (6,50 €), los nigiris son


Los cuatro nigiris con sus diferentes salsas.

pelotitas (minúsculos balones de rugby) alargadas de arroz cocido y prensado con algo por encima; en este caso lo que cubría el arroz era, y en el orden de arriba a abajo de la foto:
Huevos de codorniz con cebolla caramelizada (pasable)
Magret de pato marinado en salsa de soja y naranja (fetén)
Solomillo de buey con mostaza y pepino (se lo comió mi hija)
Seta chitake marinada en salsa anticucho (que no tengo ni idea de lo que es, pero que estaba de muerte).
La enjundia está en la salsa

Seguimos con Rol de causa limeña con pulpo al olivo (3 €). El pulpo no se ve por ningún lado, desaparecido en combate, Eva y yo suponemos que es esa cremita color marrón de la foto que napa la bolita compacta de puré espeso de patata, el olivo hace referencia a ese chorreón negro hecho con aceitunas negras. Está bueno, pero no para tirar cohetes.


La cazuelita con el pachamanca

Seguimos con Pachamanca a la olla de pato confitado (3,50 €), carne de pato desmenuzada cubierta por una suave muselina de crema de patatas y no se sabe que más cosas. Realmente muy bueno y una bonita presentación.
Este plato me recuerda mucho a uno que ponen en el bar Antojo "Toro con suave crema de patatas", supongo que la sombra de Ernesto Malasaña es alargada.

Mas cervecitas, otro refresco y nos llega el Ceviche mixto con leche de tigre (4,20 €).


Cuando nos dimos cuenta nos habíamos comido el ceviche y se nos había olvidado sacar la foto

Acostumbrado a los ceviches de Costa Rica, este no se le parece ni por asomo, allí el  pescado (casi siempre tilapia), la cebolla, el cilantro, etc están cortados en trocitos  muy pequeños y todo es como una sopa con pequeños tropezones. En este los trozos de corvina y pulpo son grandes, muy generosos, los langostinos enteros y sin embargo el macerado es cojonudo, la corvina estaba sensacional y todo en conjunto notabilisimo. Un rotundo acierto.

Mi mujer, como es costumbre, se pasa al vino, concrétamente a un vino  Amant de Toro (2,90 €) de gran cuerpo y 87 punto en la guía Peñin.Yo sigo con mi cervecita.

Lo siguiente que catamos es Tiradito de pez mantequilla marinado en salsa de agi-amarillo (4 €). Según he buscado en internet el pez mantequilla es un pescado muy utilizado en la cocina japonesa. Se trata de un pescado blanco de agua salada, algo graso, de carne blanca y sabrosa, su textura es firme pero delicada, y esto permite degustarlo crudo, especialmente en Sahimi y en Niguiri Sushi. (Esto es lo que dice internet)


Los filetes del pez mantequilla en su salsita
Efectivamente la carne es a la vez delicada, firme, suave y sabrosa, el único problema es que lo pedimos después del ceviche y todavía teníamos las papilas impregnadas de su sabor.

Para acabar la mañana Huevo a baja temperatura trufado con patatas en dos versiones (3,20 €). De nuevo tufillo a Ernesto Malasaña y su famoso "Huevo con cascara y setas de temporada". Sin duda está bueno, la presentación impecable en su tarrina cerrada de cristal, pero la tapa del señor Malasaña en el Antojo está bastante mejor.

El huevo en todo su esplendor. En esta ocasión la foto la sacó mi hija.

Bueno, en conjunto fueron el surtido de nigiris y cinco tapas más, 4 cervezas, 2 refrescos,  42,40 €.

Por supuesto de vuelta a casa nos pasamos por Raya para rematar la faena.

PUNTUACIÓN DEL ESTABLECIMIENTO: 6,5

Gracias por leerme

4 comentarios:

  1. Me apasiona la comida japonesa y este toque... Me parece que no tardaré mucho en visitarlo. Muy buen post, Ricardo. Me alegro que hayas vuelto a las andadas. Un saludo

    ResponderEliminar
  2. Debo decir que la comida era buenisima, pero, lllegamos alli a las 9 de la noche ( porque no se puede reservar) y no nos dieron mesa hasta las 11.15. Yo me dedico a la hosteleria hace 12 años y entiendo perfectamente que un restaurante, puede tener una noche que se llena inesperadamente, pero, lo que no tiene logica es, que si hay 8 mesas de 2 y 2 mesas de 4, las de 4 no se dividan para acelerar las cosas.....es de sentido comun, ya que mesas de 4 que acababan de llegar pasaban a los 10 minutos, mientras habia gente como nosotros y bastante mas parejas que como nosotros llevabamos horas esperando.....y en vez de comprender la situacion, las camareras, ENCIMA TE CONTESTAN MAL.....ALUCINANTE!!!!!
    Una pena, porque la comida es espectacular

    ResponderEliminar


  3. «GÉNOVA» una propuesta gastronómica en Sevilla muy buena para comer en relación a calidad y precio. Se encuentra en un excelente lugar ya que está en pleno centro al lado de la Catedral, es acogedor y familiar. | www.genova-cafebar.es

    ResponderEliminar
  4. Ya había oído hablar de él...y muy bien. Me caeré cuando pase por Sevilla. Por cierto, tu hija sabe la suerte que tiene???

    ResponderEliminar

SI HAS LLEGADO HASTA AQUÍ, HAZ UN COMENTARIO. ME ALEGRARÁS EL DÍA Y NO DUDES QUE TE CONTESTARÉ, AUNQUE SÓLO SEA PARA DECIRTE "GRACIAS AMIGO"