jueves, 20 de octubre de 2016

TORTILLA DE BERENJENAS Y YERBABUENA

Hace mucho tiempo que tenía ganas de publicar esta receta que es una de las preferidas de mi santa esposa. La idea original de la misma me la dio su primo y mi amigo D. Mario Zapata Trigo, banquero jubilado que no deja hablar a nadie y que  ahora, como todos los abuelos, reparte su tiempo entre su nieto y todo lo demás a partes iguales.



La concepción de la misma es prácticamente igual a la de cualquier tortilla que se precie y su elaboración ídem de ídem. El punto novedoso y genial lo aporta la yerbabuena y su maravilloso aroma que hace que todo el conjunto adquiera unas cualidades espectaculares y un sabor cojonudo.

 Ingredientes:
2 Berenjenas medianas
1 cebolla
5 o 6 pimientos de freír pequeños y tiernos
Los huevos necesarios
Un buen manojo de yerbabuena
Sal y aceite

             


El proceso es sumamente fácil. Vamos a ello.

Picamos la cebolla y los pimientos en brunoise (vulgo cuadraditos muy pequeños) o como te de la real gana y en una buena sartén con un generoso fondo de AOVE los freímos amorosamente a fuego lento hasta que la cebolla empiece a blanquear.




En ese momento incorporamos las berenjenas que previamente habremos pelado y cortado a ojo de buen cubero en cubos de aproximadamente un centímetro de lado, salamos y rehogamos todo hasta que las berenjenas estén casi hechas.


En un bol batimos a conciencia los huevos.


Una vez pasada por el grifo y bien lavada, picamos la yerbabuena.



Añadimos al bol de los huevos batidos la yerbabuena picada, removemos bien y le ponemos la fritada de pimientos-cebolla-berenjenas. Volvemos a remover bien para que  todo se mezcle.



Por último con esa mezcla semicompacta hacemos la tortilla al gusto del consumidor. Yo suelo dejarla hecha por fuera y con un punto cremoso en el interior.


Probadla, el sabor de la yerbabuena aporta una aroma y una sutileza espectacular al plato.
                                

No hay comentarios:

Publicar un comentario

SI HAS LLEGADO HASTA AQUÍ, HAZ UN COMENTARIO. ME ALEGRARÁS EL DÍA Y NO DUDES QUE TE CONTESTARÉ, AUNQUE SÓLO SEA PARA DECIRTE "GRACIAS AMIGO"